Accidente cerebrovascular hemorrágico

Accidente cerebrovascular hemorrágico: una forma clínica de accidente cerebrovascular agudo (ONMK). En el 85% de los casos, esta forma se desarrolla en violación de la integridad (ruptura) de los vasos intracraneales. Y el 15% de los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos están asociados con una mayor permeabilidad de la pared vascular.

Según los médicos, el accidente cerebrovascular hemorrágico es el tipo de accidente cerebrovascular más peligroso y grave, ya que se caracteriza por una ruptura directa de los vasos cerebrales y una hemorragia posterior en el tejido cerebral. Naturalmente, las consecuencias de tal condición también son las más peligrosas, y el pronóstico para la recuperación puede ser decepcionante.

Este pronóstico está asociado con el hecho de que después de un derrame cerebral hemorrágico, la inflamación, la compresión y la muerte del tejido cerebral ocurren increíblemente rápido, lo que significa que los médicos tienen un tiempo mínimo para brindar atención de emergencia y la posibilidad de vida puede perderse fácilmente.

Clasificación

La clasificación de los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos por ICD 10 se basa en la localización de la hemorragia. Dependiendo de esto, hay cuatro tipos de enfermedades:

  • intracerebral, cuando el hematoma se encuentra en el parénquima del tejido nervioso;
  • subaracnoideo que ocurre cuando el daño a los vasos de la aracnoides;
  • ventricular, en el que se encuentra sangre en uno de los cuatro ventrículos del cerebro o su acueducto;
  • El tipo mixto se habla con la combinación de los tres primeros.

En diversas áreas de la lesión, pueden desarrollarse síntomas específicos, lo que permite incluso después de examinar al paciente sugerir la ubicación del hematoma.

Accidente cerebrovascular hemorrágico: ¿qué es?

Este es un daño cerebral que se desarrolla como resultado del daño a la pared vascular y, como resultado, se produce una hemorragia en el tejido o en el espacio entre las membranas del cerebro. En el último caso, el accidente cerebrovascular hemorrágico toma el tratamiento es extremadamente operativo. En particular, si hubo un derramamiento de grandes cantidades de sangre.

La enfermedad a menudo ocurre repentinamente, durante el día, en el momento de la presión arterial alta (crisis hipertensiva), con un fuerte esfuerzo físico o sobrecarga emocional.

El accidente cerebrovascular del tronco encefálico es una condición muy peligrosa, ya que en esta sección se ubican los centros nerviosos vitales, así como el núcleo de los nervios craneales. Cuando se produce una hemorragia en el tronco además del desarrollo de parálisis bilateral, disminución de la sensibilidad y la deglución, es posible una pérdida aguda de la conciencia con el rápido desarrollo del coma, disfunción de los sistemas respiratorio y cardiovascular debido a daños en los centros respiratorio y vasomotor. En casos tan severos, la probabilidad de muerte alcanza el 80-90%.

Patogenia

El mecanismo desencadenante de la hemorragia parenquimatosa es una violación de la permeabilidad y / o integridad de los vasos de las estructuras internas del cerebro. Como resultado, la sangre fluye o penetra a través de la pared vascular. Llega una desorganización (interrupción) del trabajo de las neuronas con su muerte rápida. Además, el tejido cerebral sufre tanto de impregnación de sangre como de su liberación a través del vaso "destrozado" mucho más que con un derrame cerebral hemorrágico en las membranas del cerebro. Por lo tanto, incluso una pequeña cantidad de sangre puede causar un gran daño.

En la hemorragia subaracnoidea, por otro lado, en caso de ruptura del vaso, la sangre ejerce menos presión sobre las células cerebrales. Pero se propaga muy rápidamente, lo que aumenta la zona de "derrota". Para todo tipo de accidente cerebrovascular hemorrágico caracterizado por un rápido desarrollo de edema cerebral.

Causas

¿Por qué ocurre un accidente cerebrovascular hemorrágico y qué es? El accidente cerebrovascular puede ocurrir debido a patologías congénitas y adquiridas que conducen a los siguientes procesos:

  • cambios anatómicos, destrucción de arterias en hipertensión arterial;
  • la formación y ruptura de aneurismas intracraneales, malformaciones arteriovenosas, fístulas durales y fístulas carótidas-cavernosas;
  • la liberación de sangre de microangiomas, placas amiloides (con angiopatía amiloide);
  • trombosis de venas intracraneales;
  • inflamación séptica de las arterias.

La causa más común de accidente cerebrovascular hemorrágico es un aumento persistente de la presión arterial. La crisis hipertensiva conduce a espasmos y parálisis de las arterias y arteriolas cerebrales. Como resultado, hay un suministro insuficiente de sangre al tejido cerebral. En otras palabras, se desarrolla isquemia, como resultado de lo cual se alteran los procesos metabólicos, lo que contribuye a un aumento de la permeabilidad vascular para el plasma y los elementos formados.

Los síntomas

En el caso de un derrame cerebral hemorrágico, los síntomas se desarrollan de manera aguda, son los siguientes:

  1. Dolores de cabeza que crecen rápidamente, especialmente muy fuertes, acompañados de náuseas con vómitos, enrojecimiento y palpitaciones en la cabeza, dolor en los ojos al mirar una luz brillante o cuando las pupilas giran, la aparición de círculos rojos ante los ojos,
  2. Violaciones del proceso respiratorio, palpitaciones.
  3. Conciencia de diversos grados de gravedad: estupor, aturdimiento o coma.

Quizás un inicio repentino de la enfermedad con el desarrollo de una crisis epiléptica. En el contexto de la salud plena en la playa, durante las emociones fuertes en el trabajo, durante una lesión, una persona grita, echa la cabeza hacia atrás, late con convulsiones, respira con voz ronca, sale espuma de la boca (posiblemente con sangre debido a la mordedura de la lengua).

Como regla general, el accidente cerebrovascular hemorrágico es unilateral, es decir, afecta el lado derecho o izquierdo. Otras complicaciones dependerán del lado afectado del cerebro.

Para diagnosticar un ataque en otras personas:

  1. Pida sonreír, si la sonrisa es asimétrica, entonces la probabilidad de un derrame cerebral es grande.
  2. Levante las manos de una persona y pídales que se sostengan frente a usted, si una mano baja, también existe el riesgo de que ocurra una convulsión.
  3. Haga la pregunta más simple: si se cambia el habla, entonces esto también es un signo de un derrame cerebral.

En las primeras manifestaciones de un derrame cerebral, se requerirá asistencia médica inmediata: debe llamar a una ambulancia y enviar al paciente al hospital.

Diagnósticos

El diagnóstico de "accidente cerebrovascular hemorrágico" en una institución médica se realiza sobre la base de los siguientes métodos de investigación:

  • tomografía computarizada (TC) del cerebro;
  • resonancia magnética (MRI) del cerebro;
  • electrocardiografía;
  • angiografía cerebral;
  • punción lumbar (lumbar).

Según los datos de todos los estudios, el paciente recibe tratamiento prescrito, un complejo de medidas de emergencia que estabilizan la condición del paciente y luego eliminan los efectos de un derrame cerebral.

Tratamiento de accidente cerebrovascular hemorrágico

Con un accidente cerebrovascular hemorrágico diagnosticado, el tratamiento consiste en un conjunto de medidas de emergencia y un largo período de recuperación posterior (rehabilitación), que se lleva a cabo por etapas. La terapia del paciente debe iniciarse en las primeras 2-4 horas después del inicio de los síntomas en el departamento neurológico o neuroquirúrgico del hospital. Si el accidente cerebrovascular es extenso, el paciente puede caer en coma, lo que requiere hospitalización en la unidad de cuidados intensivos.

La tarea principal de los médicos es mantener el funcionamiento normal de los órganos y sistemas, especialmente los vitales. Con este fin, se introducen medicamentos que apoyan el trabajo del corazón. En caso de insuficiencia respiratoria, se realiza la intubación traqueal y el paciente está conectado a un ventilador. En el accidente cerebrovascular hemorrágico, es necesario reducir la presión arterial lo antes posible para eliminar más hemorragias. Se recomienda mantener la presión arterial sistólica a 130 mm Hg. Es necesario combatir el edema cerebral, ingresar medicamentos diuréticos.

El tratamiento quirúrgico también se usa a menudo. Se aborda en casos donde hay una hemorragia extensa (40 ml o más de sangre) en el cerebelo, causada por un aneurisma y que resulta en un tronco encefálico deformado, hidrocefalia obstructiva y hematoma subcortical extenso (3 cm de diámetro).

Durante la operación, el cirujano debe eliminar por completo los coágulos de sangre de la superficie del cerebro, dañando mínimamente su tejido, reduciendo así la cantidad de sustancias neurotóxicas de la hemorragia resultante y reduciendo la presión intracraneal.

Consecuencias

Las complicaciones del accidente cerebrovascular hemorrágico pueden ocurrir tanto en el período agudo como durante mucho tiempo después del inicio de la hemorragia.

Entre los más comunes están:

  1. Deterioro de las funciones motoras, paresia y parálisis.
  2. Alteración del habla, dificultad para escribir, leer y contar.
  3. Cambios en la percepción.
  4. Violaciones en el campo del pensamiento, deterioro de la memoria, pérdida de la capacidad de aprender.
  5. Cambio de comportamiento, manifestado en forma de agresión, reacción tardía, miedo, etc.
  6. Cambios en las esferas emocionales y sensuales (depresión, cambios de humor, ansiedad, baja autoestima).
  7. Violación de orinar y defecar.
  8. Dolor que no se detiene con analgésicos.
  9. Trastornos epilépticos.

Las consecuencias del accidente cerebrovascular hemorrágico generalmente permanecen por el resto de su vida. Los trastornos de la función motora y sensorial, el habla y la deglución requieren atención constante de los familiares que cuidan a los enfermos. En caso de imposibilidad de movimiento y caminar, es necesario garantizar la prevención de las úlceras por presión.

Rehabilitación

La recuperación es un proceso largo y requiere tanto del paciente como de sus parientes cercanos, paciencia, resistencia, perseverancia y fe. Para restaurar la función motora, se utiliza un conjunto de medidas, que incluyen:

  • fisioterapia
  • masaje
  • clases de simuladores especiales.

Para restaurar el habla, necesita clases con un terapeuta del habla y un psicólogo. El período de rehabilitación depende de la gravedad del daño cerebral. Como regla general, con un derrame cerebral extenso, la rehabilitación lleva varios años. A menudo, los pacientes mantienen la deficiencia motora hasta el final de la vida. Según las estadísticas, solo el 15-20% de los pacientes vuelven a la vida normal.

Pronóstico de recuperación

El pronóstico para el accidente cerebrovascular hemorrágico es generalmente desfavorable. La mortalidad total alcanza el 60-70%, después de la eliminación de los hematomas intracerebrales, aproximadamente el 50%. Aproximadamente el 90% de los pacientes, en estado de estupor o coma, mueren en los primeros cinco días, a pesar de la terapia intensiva.

  1. Las principales causas de muerte en pacientes operados y no operados son el aumento de la hinchazón y la dislocación del cerebro (30-40%).
  2. La segunda causa más común es la recurrencia de hemorragia (10-20%).

Aproximadamente 2/3 de los pacientes con accidente cerebrovascular permanecen discapacitados. Los principales factores que determinan el resultado de la enfermedad, consideran el volumen de hematoma, el avance concomitante de sangre en los ventrículos, la localización del hematoma en el tronco encefálico, antes de tomar anticoagulantes, enfermedad cardíaca anterior, vejez.

Loading...

Deja Tu Comentario